1.5 Desplazamientos forzados

1.5 Desplazamientos forzados

767
0
COMPARTIR

Este apartado forma parte del Capítulo I- Víctimas

Informe Ya sabemos. No más impunidad en Oaxaca

entregado el 29 de febrero de 2016 al Poder Legislativo

De acuerdo con la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), el desplazamiento forzado se define como: las personas o grupos de personas que se han visto forzadas u obligadas a escapar o huir de su hogar o de su lugar de residencia habitual, en particular como resultado o para evitar los efectos de un conflicto armado, de situaciones de violencia generalizada, de violaciones de los derechos humanos o de catástrofes naturales o provocadas por el ser humano y que no han cruzado una frontera estatal internacionalmente reconocida. Que a su vez recogió de la definición establecida en los Principios Rectores de los Desplazados Internos, adoptados el 11 de febrero de 1998, por la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas.

Las personas desplazadas internamente[1] se diferencian de las refugiadas, porque estas últimas cruzan la frontera nacional en busca de asilo en otro país. Cuando un país reconoce a la persona desplazada como refugiada tiene la obligación de protegerla bajo las convenciones internacionales relacionadas con dicho tema. Otra diferencia entre una y otra categoría es que las personas desplazadas internas no cuentan con instrumentos internacionales específicos para su protección. Su protección se fundamenta en el ordenamiento interno y en instrumentos internacionales de derechos humanos. Salvo en aquellas situaciones en que un Estado se encuentra bajo un conflicto arma, situación en la que se aplican las normas del Derecho Internacional Humanitario (Convenios de Ginebra).

Las cifras sobre el desplazamiento forzado interno, a nivel mundial, varían de una dependencia a otra. Por ejemplo, en 2007, el Representante Especial del Secretario General de la ONU para los Desplazados Internos estimó cerca de 25 millones, mientras que el Centro de monitoreo de desplazamiento interno (IDMC) estimó 26 millones de personas. En tanto que el ACNUR atendió a 13,7 millones  de desplazados internos además de los 9,6 millones de refugiados (datos de finales de 2007)[2]. De las cifras proporcionadas por IDMC, 6.3 millones se encontraron en América Latina, correspondiendo a México cerca de 160 mil personas desplazadas[3].

Las cifras proporcionadas por el Centro de monitoreo de desplazamiento interno son similares a las que maneja Parametría, una empresa dedicada a la investigación estratégica de la opinión y análisis de resultados, que publicó en mayo de 2011 lo siguiente:

en los últimos cinco años de las personas que se movieron de su residencia, el 17 % manifestó haberlo hecho por causas relacionadas con la violencia. El número representa el 2 % del total de las personas de 18 años o más en el país… Al tomar como referencia los datos del Instituto Federal Electoral sobre la población mayor de 18 años (82 millones 419 mil 351 ciudadanos),el 2% obtenido en la encuesta equivale a 1 millón, 648 mil, 387 ciudadanos víctimas de desplazamiento forzado[4].

 

Desafortunadamente no existen cifras oficiales que den una visión concreta en cada uno de los Estados del país. La documentación se ha venido realizando a través de las notas en periódicos y revistas que se dedican al análisis político como Nexos o Proceso. De estas fuentes se obtiene que los Estados que más se han visto afectados por los desplazamientos a causa de la violencia son Chihuahua, Guerrero, Michoacán, Nuevo León, Sinaloa, Tamaulipas y Veracruz[5]. En varios de ellos el desplazamiento forzado se ha realizado de manera silenciosa y a cuenta gota, mientras que en Guerrero, Michoacán y Tamaulipas han sido masivos. En el caso de Oaxaca, los desplazamientos forzados han existido desde hace tiempo, causados principalmente por problemas de carácter económico y por conflictos de tierras, pero la documentación es escasa.

Las consecuencias del desplazamiento forzado interno son varias, entre las que se encuentran, el estrés psicológico en mujeres, niños y ancianos, la pérdida de bienes materiales, la marginación y la exclusión por la falta de políticas públicas por parte de los Estados; el incremento en las tasas de desempleo, debido al aumento de la población en centros urbanos; la explotación de los menores y mujeres para adquirir ingresos; así como, la vulneración de derechos humanos.

En Oaxaca no tampoco ha sido fácil documentar debido a que no existen cifras oficiales sobre el desplazamiento forzado. Esto ha sido más complejo durante el conflicto social de 2006 y 2007, pese a que es un secreto a voces que varias personas y familias tuvieron que salir de su lugar de residencia por temor a sufrir represalias por haber tenido una participación activa en el movimiento, no se cuenta con cifras ni casos documentados.

Los casos que esta CVO tiene registrados son los de María del Carmen López Vázquez, Aline Castellanos y Bertha Muñoz (fallecida). Además, durante las sesiones itinerantes que llevó a cabo entre los meses de agosto y septiembre de 2015, pudo conocer algunos casos de manera general, debido a que las personas no estaban dispuestas a proporcionar más detalles. La mayoría de los casos se referían a desplazamientos forzados temporales. Así, en la sesión que se realizó en la Unidad habitacional 1a Etapa Fovissste Fraccionamiento El Rosario, algunas personas señalaron lo siguiente:

A mí me tocó en la gasolinera de 5 Señores, se me pusieron unos muchachos al frente con unos bats pero como no me dio miedo me fui de frente, los hice que brincaran para todos lados y no les hice nada, no pasó nada, otro día pasando de frente por donde los maestro, yo iba siguiendo a una señora, no había carros y digo que está pasando por aquí, la señora iba delante de mi cuando con unos bats,  empezaron a golpear a la señora le rompieron el brazo, me eché de reversa, me fui llegue a mi casa  hice mi maleta y me fui al D.F. tardé 7 meses, no recuerdo la fecha, fue tanto mi terror mi miedo que ese día decidí irme con familiares.  (Testimonio CVO)

 

muchos de los  compañeros que incluso también que estudiaron junto  conmigo que estábamos en apoyo con radio universidad, que no eran de acá se tuvieron que ir a sus casas por la misma situación por el miedo porque ya nos tenían identificados, incluso aquí en la barricada de El Rosario ya tenían localizadas las casas de cada uno de los  del comité de la barricada, nos tuvimos que  desplegar por esa misma situación por esa mismas amenazas, aquí dejamos de vivir 2, 3 meses, por el mismo miedo, igual quemar pancartas, incluso había teníamos alambre de púas, incluso aventarlos deshacernos de todas esa cosas que identificaban que estábamos apoyando que estábamos  dentro del apoyo del  2006.  (Testimonio CVO)

 

Seguramente existen más casos que deben ser investigados con mayor profundidad, debido a que es una problemática social que vulnera los derechos humanos de la población oaxaqueña.

Antecedente: Raúl Gatica Bautista

Raúl Gatica Bautista es un activista que en su condición de exiliado participó en el Movimiento Social desde el extranjero, incluso fue nombrado Concejal de la APPO. Sus inicios en el activismo datan de los ochenta:

Yo empiezo a participar de manera activa con las organizaciones indígenas en 1980, siendo miembro de la Unidad Popular Tlaxiaqueña que en ese entonces participa como un consejo de agencias indígenas para el ayuntamiento de Tlaxiaco. Ganamos las elecciones con el registro del PRT (Partido Revolucionario de los Trabajadores) y en ese entonces me toca ser representante electoral ante el asunto del Instituto Electoral de aquellos años y me quieren obligar a mí a que firme un acta que dice que la Unidad Popular Tlaxiaqueña no gana las elecciones y un representante del PRI saca una pistola 45 la pone enfrente y me dice: “ o firmas o te mueres” y yo no firmé y no me morí pero me golpearon bastante fuerte ese día. Yo tenía 17 años en ese entonces. Así empecé a participar y con la violencia de por medio. Nos golpearon, nos dieron muy fuerte, y en ese mismo año se cancelaron las elecciones. Estaba de gobernador Pedro Vázquez Colmenares. Se cancelan las elecciones y en ese cancelar de elecciones vuelven a hacer y vuelvo a ser representante y me meten a la cárcel una semana. Esto en los 80’s. Después vino el periodo del gobernador Heladio Ramírez y en ese periodo crecimos como organización indígena, de ser Unidad Popular Tlaxiaqueña crecimos a ser la Unidad Popular Mixteca y en 1985 empezamos las primeras recuperaciones de tierra de la Unidad Popular Mixteca y yo fui nombrado como el representante de la comisión de tierras de los indígenas mixtecos y me tocó encabezar la recuperación de tierras y recuperamos tierras en unión nacional Zafra, en Putla, en Huajuapan y nos metimos a un montón de casos de recuperación de tierras tomándolas directamente o asesorando a la gente para la recuperación de sus tierras (Testimonio CVO)

 

Gatica es fundador e integrante del Consejo Indígena Popular de Oaxaca, una de las organizaciones que participó en el Movimiento social de 2006 y 2007.

En el 97, creamos el Consejo Indígena Popular de Oaxaca, y se convierte inicialmente una coordinación de organizaciones.  En ese periodo, me nombran otra vez coordinador general del Consejo Indígena Popular de Oaxaca, y empezamos a participar  en las luchas que ya había no solo en la Mixteca, en la Costa que tenía el  CODEP si no en la lucha. Me nombran coordinador del CIPO y ya con esa responsabilidad me toca tener que ir a estar con las comunidades de las organizaciones que eran integrantes del CIPO, entonces tenía que estar con las comunidades de Ucizoni, con las comunidades de CODECI, con las de OIDHO y las propias del CODEP entonces me meto en más conflictos porque cada organización tenía muchos conflictos, me toca dar la cara con esos casos y así es como llegamos a Tuxtepec en el 98. Previo a este periodo que te cuento en los 80s  90s, a mí me detienen varas veces por un mes, por una semana, por 15 días. El caso más curioso de la detención pasa el 02 de enero de 1994 cuando el alzamiento zapatista, me detienen en Putla acusado de ser miembro del EZLN, una detención que obliga una movilización muy grande en la región y me sacan en libertad una semana después y bueno se consolida el movimiento en favor del zapatismo a partir de un hecho que yo no tenía nada que ver porque siempre se me ha querido ligar a los grupos armados pero yo no he sido parte de ellos (Testimonio CVO)

 

Durante el gobierno de José Murat Casab, se intensifica la persecución en su contra. El 27 de septiembre de 2004, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos emite una serie de medidas cautelares:

Entonces se cita a una reunión en el D.F. para establecer el funcionamiento de las medidas cautelares. Cómo las medidas cautelares van a funcionar y entonces en ese periodo de septiembre es cuando hay un operativo fuertísimo en la Tapo, ustedes tienen esa información, cuando intentan matarme en un operativo en donde aparece uno de los guardaespaldas del gobernador Murat, en donde aparece un montón de gente en la Tapo que iban a matarme. Me salvo porque de casualidad el compañero Pedro identifica a uno de los guardias del gobernador y dice ese nos está siguiendo y ese es uno de los guardias del gobernador, siempre está en la casa del gobierno cuando vamos. Y cuando denunciamos esto a la policía de la Tapo y comprobamos que son ellos y que les quitan una pistola y muestran el permiso de que la tenían porque era guardia del gobernador, “sí, pero qué está haciendo aquí”. Le quitan la pistola  y demás pero dejan ir al tipo… Ahí es en donde prácticamente me quiebro, en ese operativo es en donde psicológicamente me quiebro, porque a mí me han dado otros operativos, ha habido otros intentos de asesinato pero había podido librarlos emocionalmente, pero este por alguna razón no lo puedo lograr y me quedo  muy mal psicológicamente, yo no puedo moverme, de todo me da miedo y ahí es cuando llamamos por teléfono a los amigos del D.F. que les tocó ver cómo nos iban persiguiendo los otros matones que no habían sido detenidos. Le tocó verlo. Y nos escondemos entre otros lugares me escondo en la casa de Eréndira, no puedo salir, suena el timbre y me pongo muy mal, tocan la puerta y empiezo a sudar, pierdo el sueño, bueno me pongo muy mal psicológicamente. Hacemos la denuncia correspondiente en el D.F., me mandan a un psicólogo, me ayudan un poquito pero sigo escondido. Están tan tensas las cosas que los compañeros en Oaxaca detenidos, yo prácticamente perseguido con este operativo tan fuerte y se arma una comisión que intenta hablar con el gobernador Murat y en esta comisión participa don Samuel Ruiz todavía, Miguel Álvarez, el padre Uvi, el nombre del maestro Toledo, participa alguien que manda Toledo, de hecho Toledo siempre recordó esta propuesta nuestra cuando se formó la APPO, cuando se hizo la APPO y  esta idea de decir “que se cree una comisión civil de intermediación” los únicos que nos propusieron algo así fueron los del CIPO y nada más, nunca más supimos. Porque esta comisión al final fracasó porque hizo un esfuerzo, tuvo una reunión con el gobernador, con Murat en aquel entonces, una reunión muy ríspida de la que pueden dar fe los que estuvieron en esa reunión, entre ellos el padre Uvi o Miguel Álvarez, en donde estaba muy claro el cono o el coraje que tenían con nosotros y conmigo porque me había salvado de este operativo del cual ellos aseguraban que me iban a matar.

 

Después de instalado el nuevo gobierno estatal de Oaxaca encabezado desde diciembre de 2004, por Ulises Ruiz Ortiz, las amenazas contra Gatica no solo persisten, sino que se incrementan

En enero del 2005, febrero 2005 me parece, Maurilio como el responsable coadyuvante de las medidas cautelares, solicita al gobierno de Ulises Ruiz, establecer una mesa de negociación para la instrumentación efectiva de las medidas cautelares que había dictado la Comisión Interamericana, en esta reunión participa también gente de la Comisión de Derechos Humanos, participan varias otras organizaciones en esa reunión y en esta reunión que prácticamente dirige el Chuky, el Jorge Franco, porque Ulises prácticamente no vivía en Oaxaca, no gobernaba en Oaxaca, porque estaba todo metido más bien a dirigir la campaña de Madrazo para presidente de la República, entonces la reunión es con el Chucky y en esta reunión de la que ustedes tienen un video porque se grabó en video esa reunión, en esa reunión ustedes podrán darse cuenta porque se grabó toda, el ambiente que había de la negativa que había del gobierno de Ulises Ruiz de instrumentar las medidas cautelares. Llega un momento dado en que en uno de los recesos el comandante de la policía federal, me dice “para qué se hace usted pendejo, a usted se lo van a chingar, qué no se da cuenta que lo quieren matar, váyase, lo ayudamos a salir pero no nos comprometemos a cuidarlo porque se lo van a chingar”. O sea me lo dice el jefe de la Policía Federal que es de los que participan ahí en el evento. Ahí están los personajes, sin embargo seguimos insistiendo en las medidas y hay otro momento del video en el que Jorge Franco dice textualmente, no podemos garantizar la seguridad a nadie, si no quiere que le pase nada a Raúl pónganle un chaleco antibalas o métanlo en una caja de cristal, eso lo dice el tipo, ahí está textualmente en el video (Testimonio CVO).

Así es como Gatica tiene que salir primero de Oaxaca y luego del país.

Desde ese febrero del 2005 yo no he vuelto a Oaxaca y en el DF viví escondido todo el tiempo hasta junio, solo en el DF porque otros compañeros, otras organizaciones nos fueron persiguiendo esos tipos de los carros, entonces siempre estaba el miedo de que me iban a matar, decidieron los compañeros irme moviendo de lado a lado entonces estuve un tiempo en Guerrero, pero otro tiempo en Michoacán, en Guadalajara, en Jalisco, en distintas organizaciones hermanas que fueron solidarias nos estuvieron ofreciendo refugio, casas. Estábamos muy agradecidos con los compañeros y arriesgaron su vida para tenernos resguardados. Pero en ese tiempo la violencia y entonces hubo una reunión en donde con el consejo pues la gente de Serapaz, de Samuel Ruiz, estaba Edgar Cortés que era la Red de los Derechos para Todos. Unos viejitos del consejo indígena de Oaxaca que vinieron para convencerme a que yo me viniera al exilio, que yo no podía seguir así en México. Yo me acuerdo que don Samuel decía “Raúl a ti te gusta luchar y tú aquí ya no estás luchando, estás anulado, estás sin hacer cosas, por qué no te vas a organizar a otro lado y organizas la lucha desde ahí” y me costó mucho trabajo tomar esa decisión pero los argumentos de peso que dieron los compañeros y esta decisión que se analizó al menos con la gente de Serapaz, con don Samuel, con Edgar Cortés, con otro grupo que se llama Jóvenes en Resistencia Alternativa y con los del CIPO y con Movimiento por la Paz. Organizaron, analizaron y vieron todos los riesgos que había y dijeron “no, no puedes estar, te van a matar en cualquier momento” y las cosas en Oaxaca estaban de violencia y más violencia así que no había forma. Entonces ahí se decide que debo salir y me vengo aquí. Así es como llego y el 17 o 16 de junio a la una de la tarde llegué aquí a Vancouver. Llovía ese día, estaba el verano pero ese día llovía.

 

Como se mencionó al principio, Gatica participó activamente desde el exilio en el movimiento social del 2006 y 2007.

Cuando viene el 2006 y viene el 14 de junio, no nos sorprende la violencia y la forma que se da y la respuesta que se da, obviamente solo como una referencia, muchos de los cargos que se tomaron ahí de  organizar y demás eran del magisterio pero eran miembros del CIPO, nosotros por una estrategia de no dañar el movimiento decidimos que aparecieran como gente del pueblo, como gente del movimiento, porque si tú revisas todos los antecedentes con la primera respuesta que da Ulises Ruiz a la resistencia del magisterio, él dice “La violencia viene del magisterio pero no de todo el magisterio, si no de grupos radicalizados que están dentro del magisterio” y nos ponen a nosotros, salen las banderas del CIPO-RFM, salimos en las imágenes, es una cadena nacional que hicieron en la televisión, debe haber un video de eso, era sobre nosotros.  Nosotros dijimos estamos en comunicación constante y dijimos que teníamos que cuidar que ese momento fuera lo más amplio y lo más diverso. Dijimos que todos los compañeros que aparezcan, que aparezcan como parte de las barricadas, como parte de la comisión esta, la comisión otra, etcétera. Esa fue como la directriz que nos planteamos al interior del CIPO en nuestra discusión y eso fue lo que hicieron todos nuestros compañeros, por eso aparecen un montón de gente en los videos que han hecho, aparecen declarando, son miembros del CIPO ¿no?  Pero no nos dedicamos a querer potenciar nuestro movimiento a partir dé, nuestra lógica no era ¿cómo potenciamos nuestra organización a partir de este movimiento? si no al revés, ¿cómo desarrollamos un movimiento articulado aunque nosotros tengamos que desaparecer? Para nosotros el reto era mayor, era cómo articular el movimiento.

 

A más de diez años de haber salido de México, Gatica sigue esperando que el Estado mexicano brinde las condiciones necesarias para que pueda regresar al país. Estas se encuentran todavía pendientes, pese a los cambios de gobierno que ha habido en las instituciones federales y estatales.

Yo quiero a mi país y quiero a mi estado, me quiero morir en Oaxaca, me quiero morir en mi pueblo, soy indio y me quiero regresar a morir ahí. Yo aspiro a regresar y hacer lo que sé hacer, enseñar en las escuelas, participar en la organización, servir a mi comunidad. Espero caminar con alegría las calles tan bonitas que tenemos en el estado, yo no quiero andar con escoltas, no quiero andar con miedo de que en cualquier esquina sale un tipo y me mata. No quiero seguir siendo extraño en esta tierra aunque soy ahora ciudadano Canadiense, te juro la ciudadanía no me puso ojos azules, ni me puso el pelo rubio, ni me hizo más alto. Sigo siendo moreno, indio y así. Entonces quiero regresar a mi país, quiero seguir participando en mi organización, encontrarme con mi familia, creo que tengo el derecho a regresar a tener mi trabajo, regresar a que se borre toda esa imagen que se construyó por los gobiernos, no solo por los medios, si no por los gobernadores, en cadenas de prensa, cadenas estatales dijeron que yo era un criminal, un chantajista y demás.  Bueno, ustedes podrán ver,  que yo era un comerciante, cualquiera podrá ir a ver mi casa en mi pueblo y podrá ver cómo vivo. No tengo riquezas ni las aspiro, pero sí aspiro a vivir feliz y a seguir sirviendo a mi pueblo y cuando digo mi pueblo, hablo de mi comunidad, de la nación de la que soy parte, de la nación indígena. Seguiré siendo parte del movimiento social, parte del movimiento pacifista, seguiré organizando la lucha pacífica y civil, no me voy a mover de ahí. … Y yo creo que mis hijos tienen el derecho de convivir con su padre, de conocerlo, porque es muy curioso que en una ocasión en una de las reuniones que tuvieron con mis familiares, un subsecretario le preguntaba a mi hijo ¿y para qué quieres que venga tu papá? Y mi hijo bastante molesto le contestó: ¿cómo que para qué? ¿Qué no tengo derecho a tener a un padre, a un padre para estar con él, para comer con él? Eso es suficiente razón para que quiera que esté conmigo. Ese tipo de expresiones todavía hay y esto pasó apenas el año pasado en una de las mesas para resolver el asunto de mi regreso. Entonces sí me duele, me duele mucho todo eso, me duele la distancia, trato de seguir participando en Oaxaca todo lo que puedo (Testimonio CVO)

 

Asilo político de Ramiro Aragón Pérez

Durante el conflicto social, pero especialmente después de la represión del 25 de noviembre con el uso de la Policía Federal Preventiva, muchas personas tuvieron que tomar la decisión de abandonar sus hogares de residencia; por un tiempo vivieron escondidos en otros estados de la república o en otros países por temor a ser detenidos y encarcelados. Hasta que finalmente retornaron a Oaxaca, ya sea porque el clima de represión disminuyó o porque varias de las víctimas no pudieron tolerar ese desarraigo de sus lugares de residencia y asumieron el riesgo de regresar a pesar de los peligros. El caso paradigmático de desplazamiento forzado es el de Ramiro Aragón Pérez y su familia, actualmente residentes en Estados Unidos de América, país al que pidió asilo político porque en México sigue abierto un proceso legal en su contra por fuga de la prisión.

El exilio supone enormes pérdidas, no solo materiales, sino también de relaciones sociales, de proyectos de vida, e incluso de la cultura.

Las diferentes fases por las que las personas desplazadas pasan son:

– Antes de la salida. Aunque la mayor parte de las veces las amenazas, asesinatos o masacres han sido la causa directa de la salida, el empeoramiento de las condiciones de vida y la desestructuración social forman parte también de ese contexto.

 

– Huida. En la fase de salida, predomina la separación forzada de las familias o comunidades y el peligro de la huida, lo que hace más vulnerable a la gente frente a la violencia.
– Recepción. En la fase de recepción, predominan el miedo a ser identificados o las amenazas de persecución, obtener alguna forma de reconocimiento –o el ocultamiento de su condición- y resolver las necesidades de alimentación, abrigo y apoyo.

 

– Reasentamiento. Posteriormente, en la fase de reasentamiento, pueden añadirse conflictos culturales, dificultades de trabajo o conflicto entre generaciones debido a los diferentes ritmos y expectativas.

 

Por su parte, los procesos de retorno suponen un nuevo desplazamiento. Las demandas de condiciones para el retorno son parte del derecho a rehacer sus vidas y de la reparación, e incluyen la recuperación del territorio y condiciones de seguridad. Sin embargo, estos se hacen muchas veces en condiciones difíciles porque predominan los estigmas o las condiciones de inseguridad o miedo que son parte del contexto negativo para el retorno. Además, los procesos de retorno conllevan muchas veces conflictos familiares, entre quienes quieren retornar o no, y se vuelven a dar separaciones”[6].

En las primeras páginas de esta parte se mencionó que una persona que se desplaza de manera forzada puede convertirse en refugiada cuando pasa las fronteras nacionales y busca asilo en otros país, tal es el caso de Ramiro Aragón Pérez que fue detenido de manera ilegal el 9 de agosto de 2006, junto con Elionai Santiago Pérez y Juan Gabriel Ríos, por un grupo armado ilegal en la colonia San Felipe, en la ciudad de Oaxaca.

Mi nombre es Ramiro Aragón Pérez y yo soy originario de Tlacolula, Oaxaca, México, entonces ahí viví durante mi infancia, ahí estudie hasta la secundaria en Tlacolula la preparatoria lo estudié en la Ciudad de Oaxaca y mi licenciatura lo estudien en el ITA en Nazareno Xoxo, yo soy biólogo egresé con una Licenciatura en Biología  y con una especialidad en manejo de recursos naturales (Testimonio CVO).

 

La detención arbitraria de Aragón Pérez quedó registrada hasta el día 10 de agosto de 2006. Aunque fue reportada por elementos de la Policía Preventiva del Estado de Oaxaca, fue realizada en realidad por uno de los Grupos Armados Ilegales denunciados en este Informe. Ramiro Aragón y sus dos compañeros fueron puestos a disposición del Agente del Ministerio público investigador de Ejutla de Crespo, Oaxaca, alrededor de ocho horas después de haber sido detenidos.

De acuerdo con el expediente del proceso penal número 50/2006 que se encuentra radicado en el Juzgado Cuarto de Distrito de Oaxaca, al considerar que los delitos por los cuales fueron detenidos eran del orden Federal, una vez que practicó las primeras diligencias con esa misma fecha acordó declinar competencia al Agente del Ministerio Público de la Federación Investigador en turno; consignado el día 12 de agosto de 2006 al Juzgado Cuarto de Distrito en el Estado, dando Origen a la Causa Penal 50/2006; dictándosele el 18 de agosto de 2006 Auto de Formal Prisión por el delito de Portación de Arma de Fuego del Uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Áerea Mexicanos, previsto y sancionado por el artículo 83, fracción III, en relación con el 11, inciso c), ambos de la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, cometido en perjuicio de la sociedad, ilícito calificado como grave por el artículo 194 del Código Federal de Procedimientos Penales; en esa misma resolución se ordenó decretar la apertura del procedimiento sumario en dicha causa, en términos de lo previsto en el inciso b) del artículo 152 del Código Federal de Procedimientos Penales; inconforme el procesado en contra de dicha resolución interpone el recurso de apelación enviado al Segundo Tribunal Unitario del Décimo Tercer Circuito, quien en el toca penal número 274/2006 confirmó el auto de formal prisión el 23 de octubre de 2006.

Según los registros de la Fiscalía de Delitos de Trascendencia Social consultados por la CVO con fecha del 27 de octubre de 2006, se acordó la liberación de Ramiro Aragón Calvo, Germán Mendoza Nube y Erangelio Mendoza González, concretada el día 30 de octubre de 2006, en una mesa política como consta en el acta firmada por Enrique Rueda Pacheco, Secretario General de la Sección  22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y Arturo Chávez Chávez, Subsecretario de Gobierno de la Secretaría de Gobernación con el visto bueno de Carlos María Abascal Carranza, Secretario de Gobernación. Esta minuta se encuentra en el archivo de la investigación llevada a cabo por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, según lo pudo corroborar la CVO con una copia certificada de la misma.

La Fiscalía de Delitos de Trascendencia Social de Oaxaca dio a la CVO el siguiente reporte sobre la situación del caso:

En virtud de que la Libertad de Ramiro Aragón Pérez no fue dictada por resolución del juez conocedor de esa causa, se inició la Averiguación Previa PGR/OAX/OAX/II/101/2006. El 13 de Diciembre de 2007 el Juez ordena el archivo provisional de la causa por lo que respecta al procesado RAMIRO ARAGON PEREZ, en virtud de que en dicho archivo obra el cuadernillo formado con motivo de la evasión de la Justicia de dicho procesado. Asimismo dentro de la Causa Penal 50/2006 ordenó la reaprehensión.

Ruth Guzmán Sánchez es la esposa de Ramiro Aragón. Son pareja desde 1994. También es hermana de Elionai Santiago Sánchez. Dio a la CVO su testimonio sobre la detención desaparición temporal de su esposo ocurrida el 9 de agosto de 2006 en la ciudad de Oaxaca:

El día que Ramiro desaparece ya llevaba como tres meses el conflicto. Ramiro estaba haciendo sus proyectos en el centro que era donde estaban las oficinas en las que trabajaba y a veces se quedaba ahí. Esa noche me llama, la última vez  que me llama fue como a las 12 que iban a buscar algo para cenar y, de ahí ya no me llama. Yo estaba un poquito inquieta por que no sabía si iba a regresar o no. A eso de las 4 de la mañana marco a su celular y se va directo a buzón, cosa que nunca pasa porque siempre nos tratábamos de contestar en ese contexto que estábamos de incertidumbre, pero luego dije: quizás se durmió y ya son las cuatro y media, está dormido. Después de que hable me fui a dormir, como que me tranquilicé, pensé que el quizás estaba dormido. A las seis y media le marco porque  yo me iba a ir a trabajar a las 7 y él se iba a hacer cargo de los niños. Y ya no me contestó otra vez directamente a buzón, entonces llamé al teléfono de  mi hermano porque tampoco había ido, y entro a buzón y de ahí ya no supimos nada, pero entonces yo ahí si supe que algo andaba mal porque él tenía que ir ver a los niños y entonces ya me fui al plantón y empezamos la búsqueda en contacto con la abogada Yésica Sánchez. Así fue como nos enteramos que él había estado en el plantón en la noche pero que de ahí ya no lo habían visto y es cuando asumimos que estaba desaparecido (Ruth Guzmán Sánchez, CVO)

 

La profesora distinguida de antropología y estudios étnicos de la Universidad de Oregon, Lynn Stephen, quien ha seguido el caso de Ramiro Aragón resumió de esta forma lo sucedido:

El 10 de agosto de 2006, alrededor de la una de la madrugada, fue abruptamente detenido junto con su cuñado Elionai Santiago Sánchez y con Juan Gabriel Ríos, ambos maestros. El rostro de Ramiro fue quemado con un cigarrillo, fue continuamente golpeado y pateado, su cabello le fue arrancado, y recibió amenazas de violación y muerte. A Elionai Santiago Sánchez casi le cortan por completo una oreja. El 12 de agosto de 2006, cuando Ramiro fue procesado por la Procuraduría General de la República en San Bartolo Coyotepec, se le avisó que era acusado de un delito federal, la posesión de un mosquetón de 1924, cuyo uso es exclusivo de las fuerzas armadas de México. Los cargos fueron federales, impidiéndole salir bajo fianza. Igualmente, los dos maestros detenidos con Ramiro fueron acusados de posesión ilegal de armas de fuego. Pagaron fianza y fueron liberados el 12 de agosto de 2006, y posteriormente fueron hallados culpables. Aragón Pérez fue mantenido en la cárcel de Zimatlán por casi tres meses. Fue liberado misteriosamente el 30 de octubre de ese año, después de haber sido presentado públicamente en una conferencia de prensa en un edificio del gobierno. El caso contra el biólogo quedó en un limbo jurídico y fue puesto en libertad mientras sigue acusado de un delito federal (La Jornada).

 

Durante los tres meses que Ramiro estuvo encarcelado, su esposa Ruth se avocó a buscar su liberación:

El primer día que estuvo desaparecido pues fue terrible ese mismo día muere José Jiménez Colmenares. Ese día fue trágico en todo el sentido, pero cuando nos dicen que ya está, que los presentaron en  Ejutla, como que me tranquilizo. Dije: ok, está vivo, está bien. Yésica Sánchez me dijo: están muy golpeados pero pues  están vivos,  entonces ahí ya mi desesperación se transformó en enojo cuando los ví, como a los tres días que ví, bueno a los dos días ví a mi hermano, este, y también a Ramiro ese mismo día entonces cuando ya los ví, entonces me dio mucha  ira queriendo, este, tenía esa energía de querer buscar justicia ahora como ya más específico del caso, fue difícil pero por toda esa energía que tenías como que vamos hacer ahora para liberar entonces esa coraje me dio fuerzas para ir a todas las reuniones que tenía que ir, hacer todo lo que tenía que hacer: que encontrar a un abogado, que hay que hacer la cuestiones legales, que sabíamos que no era algo legal, que era algo político pero de todas maneras las teníamos que hacerlas… La sección 22 y los maestros como colectivo nos apoyaron emocionalmente y económicamente también nos apoyaron un poco para los viajes, para ir acá, ir allá. Esos tres meses fue de todos los días. Era como un trabajo: me despertaba a las 8 de la mañana llevaba, preparaba los niños y vamos a Zimatlán y vamos que tenemos una cita que hay un foro,  era como un trabajo de tiempo completo. Esos tres meses pasaron rápido para mí, este, en el sentido que cada día teníamos era algo que teníamos que hacer, no era que nos sentábamos a ver, si no que vamos hacer lo primero: ir a verlo a él. Casi fui  todos los días. Mi familia me apoyó mucho con mis hijos: tenían dos y un año, tres y un  año, entonces ellos pues los veía casi en la noche nomás. (Ruth Guzmán, CVO)

Durante la Sesión Pública realizada por la CVO el 14 de junio del 2015, Ramiro Aragón Pérez envió su testimonio videograbado desde el exilio:

Fui aprehendido con mis dos amigos Elionai y Juan Gabriel Ríos la noche del 09 de agosto del 2006. Fuimos interceptados por personas vestidas de civil que conducían un auto Tsuru e iban fuertemente armadas. Cuando nos detienen nos piden nuestras identificaciones y al notar que mis dos compañeros eran maestros hacen algunas llamadas y de ahí nos suben a una camioneta. Nos agarran de las manos y nos quitan nuestras identificaciones. A nosotros nos llevan a unos callejones de la colonia San Felipe y ahí estaba una Van, una camioneta blanca marca Van. Nos introducen a esa camioneta. Al interior ya había personas esperándonos, ahí fue en donde nos empezaron a golpear, a agredirnos, a insultarnos y a amenazarnos de que nos iban a matar y como tenían nuestras credenciales decían que iban a ir a nuestros domicilios a agredir a nuestros familiares, a violar a nuestros familiares y a nosotros. Fue muy sangriento. Uno de ellos sacó una botella, quebró la botella y con eso empezó a cortar la oreja de Elionaí y pues nosotros no podíamos hacer nada pues estábamos amarrados de las manos. Nos patearon, nos golpearon. La camioneta empezó a avanzar y durante el transcurso hubo muchas amenazas y golpes, nunca dejaron de golpearnos. La camioneta en un punto se para y ahí nos entregan a la policía estatal y la policía nos agarra y nos bota prácticamente en la parte trasera de la camioneta, en la caja y conducen sin decirnos nada. Hasta que finalmente en la madrugada, agentes de la PGR llegan a traernos, a trasladarnos y nos trasladan hacia la PGR en la ciudad de San Bartolo Coyotepec todavía sin informarnos por qué habíamos sido detenidos y ni cuáles eran los cargos que teníamos. Hasta que nos presentan a rendir nuestra declaración es cuando nos informan que los policías habían dicho que nos habían detenido por portar armas de uso exclusivo del ejército, que pertenecíamos a una pandilla y que estábamos peleándonos en la calle. Inventan una historia.

 

Las armas que le imputan a mis dos compañeros no eran un delito grave así que ellos pueden salir bajo fianza y más tarde ellos serían declarados culpables pero como no tenían antecedentes penales pudieron condonarles la pena de la cual eran objeto. Pero el arma que a mí me habían adjudicado decían que no alcanzaba fianza. Entonces yo soy trasladado al penal de Zimatlán de Álvarez Oaxaca. Ahí pase todo este tiempo desde el 12 de agosto hasta el 31 de octubre de 2006 cuando fui liberado. Nunca encontraron huellas de nosotros en las armas que nos habían adjudicado, nunca, nunca encontraron esas huellas. Pero la forma en que el perito redactó el informe fue que había muchas huellas y que era imposible, que no podían encontrar mis huellas. Claro que no las iban a encontrar porque esas armas no nos pertenecían, nunca tocamos esas armas, pero esa prueba nunca la utilizaron. Nunca tuve un careo con los policías yo también hasta que después de que asesinan a Bratt Will, el periodista estadounidense, la sección 22 y el gobierno federal, la secretaría de gobernación, llegan a un acuerdo para la liberación de presos políticos entre los que estábamos Catarino Torres, Erangelio Mendoza y German Mendoza Nube. (Ramiro Aragón, CVO)

 

Al poco tiempo de que Ramiro fue excarcelado y llevado por las autoridades a una conferencia de prensa, la familia y los abogados de detectaron que la liberación se había hecho sin respetar el procedimiento legal adecuado, por lo que la posibilidad de que volviera a ser detenido y encarcelado injustamente estaba vigente:

Cuando ya vimos a Ramiro afuera de la secretaría de Gobernación, y ya nos llevan a un Van y nos dicen: ¿dónde quieren que los dejemos? Entonces estábamos como en shock viendo que están libres y pues entonces nos llevan al plantón de la APPO en la Ciudad de México y nos bajan ahí en calle. Y ahí fue donde yo me di cuenta de que ya las cosas no iban a ser igual, porque Ramiro tenía miedo, no quería regresar a Oaxaca. Yo pensé: mañana nos vamos a Oaxaca, pues ya está liberado, pero ahí nos dimos cuenta de que no teníamos ningún papel que mencionara su liberación… nos quedamos en México tres meses sin regresar a Oaxaca cuando nos dimos cuenta de que realmente no había ninguna liberación legal, sino que todavía sigue una cuestión política y no sabíamos en que condición había quedado el expediente o bajo que términos lo habían liberado. Nos damos cuenta porque que en Oaxaca el abogado ya no pudo tener acceso al expediente. Estaba, como bloqueado.

 

Yo quería regresar a Oaxaca y Ramiro no quería estaba, tenía, lo que ahora ya entendemos, Síndrome de Strees Postraumático. Tenía mucho temor de salir y era real porque ya para diciembre arrestan a Flavio Sosa y a toda la gente que estaba en el DF y nosotros estábamos en el DF, entonces tampoco eran como infundados los temores… hubo un momento en que yo le digo a Ramiro: tenemos que regresar a Oaxaca porque los niños se están enfermando aquí, en ese tiempo yo le echaba la culpa que era el DF, pero igual, los niños estaban sufriendo el stress postraumático. Como quiera regresamos a Oaxaca y ahí se pone peor mi hijo: lo tuvimos internado como 5 días tenia vómito y diarrea. Para eso Ramiro ya había dicho:  ¿por qué no nos vamos a Estados Unidos un tiempo? Teníamos las visas vigentes y puedo aplicar para mi internado en el verano mientras las cosas se calman… Entonces cuando ya estaba mi hijo muy enfermo, compro los boletos y nos vamos y eso fue quizás a principios de marzo y el 18 de marzo de 2007 salimos  de México. (Ruth Guzmán, CVO)
En conferencia de prensa nos presentan y se anuncia que estamos siendo liberados como parte del convenio de la sección 22. Pero mientras nosotros tres estamos siendo liberados más personas estaban siendo encarceladas en la ciudad de Oaxaca por el conflicto que se estaba avivando más todavía. Así de la misma forma ilegal en la que me encarcelaron, de esa misma forma ilegal me extrajeron de la cárcel. Entonces no hubo ningún proceso legal con el cual pudiera tener una carta de liberación de parte del gobierno. En ese momento me di cuenta que estaba en un limbo jurídico y cargando a cuestas un delito federal. Esperamos algunos meses para seguir tramitando esa constancia de liberación pero nunca apareció. Hubo una reunión con gobernación y me dijeron que en poco tiempo iba a llegar esa exoneración pero jamás llegó. En eso tuvimos que tomar una decisión muy difícil para nuestra familia, que fue salir del país porque en cualquier momento se iba a reactivar una orden de reaprehensión y después nos enteramos que sí fue activada porque supuestamente me había fugado de un penal y pues como no estaba yo en un penal y no me encontraban ahí se reordenaba la recaptura inmediata del biólogo Ramiro Aragón. En el 2009 el gobierno de Estados Unidos nos dio el asilo político a mí y a toda mi familia y acá es en dónde estamos viviendo todavía. Lamentablemente no podemos regresar a nuestro país, a nuestro estado, porque esa orden de reaprehensión sigue vigente todavía. Se pensaría que estamos muy a gusto aquí en este país pero no es así. (Ramiro Aragón, CVO)

 

Después de viajar por diversas ciudades de Estados Unidos, Aragón Pérez y su familia llegaron a la ciudad de Eugene, capital de Oregon, en donde fueron recibidos por una comunidad de activistas y académicos que se habían solidarizado con el movimiento social de Oaxaca, entre los que la familia Aragón resalta a la investigadora Lynn Stephen y a la psicóloga Ruth Vargas Forman.

Cuando recibí a Ramiro no supe de todos los detalles de lo que había pasado pero supe suficiente por haber visto las fotos de su tortura, por haber escuchado las denuncias de Juan Gabriel y de Elionai, entonces me sentía feliz que estaba en Oregon, pero me sentía triste y enojada por todo lo que había sufrido, y no solamente  él,  muchísima gente se traía de vuelta todas esas emociones que traía yo. Yo sufrí eso nomás de acompañamiento a muchísima gente pero creo que a la vez al recibir a él y ver el valor que él tenía, el valor de su familia, pues tenía que hacer algo, entonces nos conectamos realmente por las emociones de lo que habíamos visto pero también por el compromiso ético moral de tratar de hacer algo para que haya justicia, porque tuvimos entre nosotros mucho conocimiento, no solamente de 2006 pero de muchos otros años y  entonces creo que ahí es como nos conectamos, personas de trayectorias distintas, e hicimos el compromiso de hacer algo por Ramiro pero también por otras personas, porque si  logramos asilo político por una persona, se abre la puerta a otras personas, si podemos documentar las cosas, si podemos tomar testimonio de Ramiro, de su familia, de lo que había pasado y juntarlos, difundirlos y quizás algún día tendría un  impacto. Eso fue la lógica. ( Lynn Stephen, CVO)

 

En el año 2008 Ramiro fue referido a la clínica a la que yo trabajo en Eugene y allí nos indicaron que era una familia que venía de Oaxaca y que estaba hospedándose en Oregón. Que la salida a  Oaxaca había sido una colaboración de organismos de derechos humanos y de la profesora Stephenson que le había invitado a salir de Oaxaca y establecerse acá, entonces, cuando nosotros lo acogemos a Ramiro y ofrecemos servicio de salud mental a su familia, yo le digo Ramiro: usted califica para asilo político porque lo que le ha sucedido tiene un nombre y ese nombre es tortura y las personas que ha vivido estas experiencias pueden solicitar refugio en un país de acogida.  En ese momento nuestro programa estaba colaborando con servicios legales y es así como le referimos al abogado Chris Anders y pudimos acompañar en  el proceso de documentación de los efectos psicológicos en Ramiro y en su familia y estos sirvieron de evidencia para el sistema de justicia para la corte de emigración aquí en Oregón que  acogió su caso. El caso de Ramiro tiene relevancia porque los organismos de derechos humanos locales pudieron documentar la violencia en la que había sido sometido Ramiro, por lo tanto había fotografías, había documentos en la prensa, que daban cuenta de los hematomas y de la violencia que había sido ejercida contra él y contra las personas que también habían sido detenidas. (Ruth Vargas Forman, CVO)

Chris Anders fue el abogado de migración que llevó el caso de asilo político en Estados Unidos de Ramiro Aragón Pérez. Anders está enfocado en casos de asilo político, de gente de todas las partes del mundo, aunque sobre todo de la India, del Tíbet y de Guatemala.

Ramiro y su familia llegaron a Estados Unidos como turistas, habían visitado los Estados Unidos varias veces antes, porque Ramiro estudiaba, ambos de sus hijos nacieron aquí cuando estuvieron aquí de visita, llegaron así, llegaron legalmente pero llegaron huyendo… Lo que me impactó bastante fue enterarme más de la situación política en Oaxaca y mirar cómo el gobierno allá que tan corrupto era y cómo el gobierno manejaba estructuras legales para cometer persecución. Por ejemplo, a Ramiro, le pusieron cargos de portar armas reservadas para el militar pero un pretexto, no, no tenía baja ilegal en las evidencias maniobradas, toda una farsa, y yo había visto eso de otros países y lo interesante es que hoy en día estoy trabajando con mexicanos en casos de asilo, y esa táctica de poner cargos pretéxtales es algo que se usa comúnmente en México. Cada lugar tiene formas propias para cometer persecución y uno de las maneras que es súper común en México es justificar una persecución utilizando el sistema de justicia (justicia entre comillas) pero realmente para castigar a los enemigos políticos. (Chris Anders, CVO)

 

La documentación del caso que habían hecho del caso organizaciones civil como la Liga Mexicana en Defensa de los Derechos Humanos (LIMEDDH) y la posterior difusión de este material en diversos espacios periodísticos independientes fue muy importante para el juicio de asilo político:

Fue un caso bien publicado, sobre todo en la prensa independiente; digamos en la prensa normal, en la prensa regular, todo el conflicto en Oaxaca no salía mucho, en algunos sitios de web, de la media, salieron fotos de Ramiro, salieron polémicas acerca del asunto o muchas cosas, entonces eso nos ayudó a documentar lo que había pasado, porque realmente la clave de un caso de asilo es el testimonio de uno, la persona aplicando es la clave, pero hay que documentarlo con otras evidencias para que se le crea y en el caso de Ramiro, eso fue súper fácil porque muchos activistas habían publicado lo que estuvo pasando con él. Entonces, eso ayudó al caso muy bien, aunque al principio yo pensé: “pero, ¿cómo que vamos a plantear un caso de México?” Porque según para mí, México, siendo un país aliado de los Estados Unidos, y según un país donde funciona el sistema de justicia, aparentemente al principio tenía esas dudas, pero a la vez, mirando el caso en sí, fue obvio que el caso estuvo perfectamente dentro del marco de la ley, en el sentido en que Ramiro sufrió persecución y persecución es daño grave, amenazas de muerte, agresión física, tiene que ser más que digamos hostigamiento, son daños graves pero bueno lo que sufrió claramente llegó a ese nivel de ser persecución y pues también fue claro que estuvo vinculado con sus opiniones políticas, o por lo menos con las opiniones políticas que le imputaron. (Chris Anders, CVO)

La resolución favorable del gobierno de Estados Unidos de otorgar asilo político a Ramiro Aragón Pérez, quien además de haber sido detenido de manera arbitraria y torturado enfrenta un proceso legal irregular en México resultado del conflicto de Oaxaca en 2006 es un precedente significativo:

Me acuerdo que en julio de 2009 me hablo Ramiro a decir que ganamos, me sentía súper feliz. Fue como un milagro, yo lo veía como un milagro, y escribí algo para el periódico de acá, que para mí fue súper interesante que el Gobierno de Estados Unidos había aprobado un caso de asilo político para él y para Ruth, para su esposa, en un tiempo en que México no había pasado nada, o sea, con la dificultad que es, con las pruebas y todo la política y la política migratoria digamos, como cuadro político, que hace aprobar el caso de Ramiro, fue increíble  y fue más increíble que fue el Gobierno de Estados Unidos que llamó la atención y aprobó y dijo: creemos en este caso, creemos lo que dice y lo vamos  a dar asilo político porque fue torturado, fue perseguido, fue encarcelado injustamente y tiene derecho de estar acá y le va a pasar algo muy malo si regresa a México, lo van a encarcelar otra vez, lo van a matar, quién sabe, pero un caso de asilo se da por eso, porque la deportación lo va a llevar la muerte o algo muy terrible, ¿no? (Lynn Stephen, CVO)
Yo creo que el que él  haya recibido asilo político en Oregón en Estados Unidos da cuenta de un grado de reparación  como una justicia ,la justicia hay  acogida internacional y la fortaleza de ellos como familia y de entender que como familia y como persona ha dotado por seguir esta guía  de la búsqueda de protección internacional  porque no hay seguridad en su país y ellos se ponen al desafío de crecer en otro país las heridas están ahí, pero  las heridas son  como protegidas por que ellos  inteligentemente han buscado como apoyo en este lugar hay amistades que ellos han ido desarrollado servicios terapéuticos  que ellos mantuvieron en el tiempo, entonces igual hay una resiliencia individual y resiliencia colectiva porque tampoco han roto sus lazos con la gente  de Oaxaca que también  los levantan desde allá con sus mensajes o con sus deseos que ellos estén bien aquí… Tal vez la cantidad y la magnitud de violencia que se vivió durante las  dictaduras de los setenta en América Latina no es a ese nivel pero como que se institucionalizo la violación a los derechos humanos  y las democracias cuando volvieron a ser democracias  mucha gente dejo de trabajar en la defensa los derechos humanos porque pensó que las democracias  no van a proteger y no ha sido tan real la verdad es que muchas democracias continúan  siguen violentando a sus ciudadanos. (Ruth Vargas Forman, CVO)
Sí, bueno este paso de asilo político aquí en Estados Unidos es por los tratados internacionales que han firmado los países, mediante los cuales están comprometidos en recibir a personas que en su país no haya justicia. Es la primera vez que puedo hablar cara a cara con un juez y explicarle, esto es lo que me pasó. Y aquí están las pruebas y ya cuando finalmente el juez me cree, es cuando digo: sí, es posible, se puede hacer justicia, si el aparato de justicia funciona… no es que sea imposible, pero esto que recibí de asilo político es la protección que mi país no me podía ofrecer. Otro país dijo:“ok, te creo, tienes las pruebas, pienso que con estas pruebas tú me estás diciendo la verdad, te creo, tienes la protección de este país”, eso es nada más el asilo político y bueno, después vienen otras cosas como residencia y ciudadanía, pero, de ahí a que haya hecho justicia con lo que pasó, no, no, no… Tiene que hacerse la investigación: ¿Quién mandó?, ¿quién dio la orden de golpearnos?, ¿quién dio la orden de torturarnos en ese trayecto hacia Zimatlán? Las armas que presentan no tienen mis huellas, eso está comprobado, entonces, ¿de dónde salieron esas armas? Si realmente se quiere hacer justicia, todas esas preguntas se tienen que aclarar, y bueno, detener a los culpables. No sé quiénes sean, yo no tengo ni idea quienes son los que hicieron esto, yo mentiría si yo te señalo a alguien, por eso necesitamos las pruebas de un producto de investigación para decirlo. Y quiero que esa persona tenga su derecho de llevar a un abogado y defenderse, porque también se le tiene que enjuiciar, se le tiene que hacer un juicio justo a la persona que haya sido encontrada. Y ya, si se declara culpable entonces tenemos justicia. Pero ahorita no, ahorita [el asilo] es simplemente una protección que otro país me está ofreciendo porque mi propio país no me la puede ofrecer (Ramiro Aragón Pérez, CVO).

El otorgamiento de la condición de asilo político en Estados Unidos que recibió Aragón Pérez es una medida que salvaguarda la integridad del solicitante, sin embargo, el daño provocado por el desplazamiento forzado se preserva e incrementa

Volver a Oaxaca es algo que anhelamos, porque es nuestra tierra. No nos damos por vencidos de que algún día vamos a regresar como familia. Cuando decidimos salir es porque teníamos hijos y que nos dimos cuenta que no era onda ponerlos en peligro a ellos. No era justo eso: ellos tienen su vida por venir y nosotros como padres tenemos que ser responsables por proveerles seguridad y la vida por delante, pero bueno, esperamos regresar con ellos, estar como familia. Oaxaca es nuestra tierra y a pesar de que, buenos ahora somos ciudadanos de este país, eso no implica que nuestras raíces sigan estando en Oaxaca y que yo quiero que mis hijos conozcan nuestra tierra, en el lugar donde yo crecí, el valle de Tlacolula, todas las zonas arqueológicas, los bosques, nuestras comunidades que convivan con nuestra gente, el que estemos aquí no implica que no queramos regresar, yo creo que no nos vamos a dar por vencidos  nunca. Una canción emblemática para esto, que dice “Vuelvo”, de los exiliados chilenos, cada que la escucho es como mi sueño, tenemos que regresar y aterrizar en el aeropuerto de Oaxaca. (Ramiro Aragón, CVO)

 

El abogado que obtuvo el asilo político de Ramiro Aragón en Estados Unidos, ha hecho su propia valoración sobre la posibilidad de que su defendido pudiera volver a México en estos años:

Recientemente Ramiro se convirtió en ciudadano norteamericano, se naturalizó. En ese sentido puede viajar a México y técnicamente, legalmente, está amparado por el gobierno estadounidense. Cuando un nacional de los Estados Unidos ande en el extranjero, pues hay palabras que indican que uno viene amparado por el gobierno de su país de origen, entonces, técnicamente, si va a México, anda con ese amparo de Estados Unidos, técnicamente, prácticamente yo no sé… prácticamente yo no dependería demasiado en eso, porque en México, lo que dice la ley y lo que es la realidad muchas veces es muy distinto. ¿Qué tan seguro será que Ramiro viaje a México? Yo tendría miedo por él, y bueno, se trata más bien de tener un conocimiento de la situación muy particular en Oaxaca: ¿quiénes están manejando el poder?, ¿qué tipo de personas están persiguiendo todavía? ¿qué tanto están guardando los rencores de antes? porque técnicamente estaría amparado y si lo meten preso, técnicamente Estados Unidos podría darle un amparo, pero la verdad, siendo doble nacional, prácticamente no le daría mucha seguridad, o por lo menos tendría que llegar a esa decisión de regresar a Oaxaca sabiendo cómo está la situación allá, y no tanto dependiendo en su condición jurídica de ser ciudadano norteamericano. (Chris Anders, CVO)

 

Mientras tanto, para Ramiro Aragón y su familia continúa el daño provocado por el exilio.

Yo crecí en Tlacolula, donde hay una gran comunidad. Es un sentido comunitario muy fuerte el que hay ahí. Pasa algo y las familias, pum, van en la ayuda de la familia que necesita, o del individuo que necesita, entonces, pienso yo que aquí en Estados Unidos, al ser una sociedad muy individualista, algo que me duele es que mis hijos también se estén formando… lo que le llamo yo el sistema operativo: Que el sistema operativo de ellos se esté volviendo ya más individualista, que no conozcan ellos el sentido comunitario. (Ramiro Aragón, CVO)
En el exilio vives como dos vidas paralelas: está la vida común, el disfrutar de los nuevos amigos y disfrutar de lo que estamos haciendo, esa parte la manejamos bien. Quien quiera que nos vea dirá, no pues es una familia que está aquí en Estados Unidos y todo normal; pero por el otro lado, está la parte del exilio en la que estamos checando las noticias de lo que está pasando.  ¿Cómo va todo? Y nos enteramos de los asesinatos de Benty Cariño, de Catarino Torres Pereda,  de Heriberto Pazos, de las represiones del movimiento, o sea, no es algo aislado  es algo que está relacionado con nosotros, incluso la desaparición de los 43 estudiantes, para nosotros, eso no es un evento aislado, es un evento que tiene que ver con nosotros, es algo que nos afecta. La noche que nos enteramos de lo de los estudiantes era  algo que reflejaba lo que nosotros vivimos  y que nos  duele todavía, entonces son dos vidas paralelas (Ruth Guzmán, CVO)
Siempre digo que estoy como retrasado 10 años de mi vida. Este evento retrasó lo que tenía yo que hacer hace 10 años. Ahora estoy estudiando un posgrado en la Universidad Estatal de Oregón y eso es algo que hace 10 estaba a punto de iniciar en el 2006,  no en esta universidad si no en México estaba a punto de iniciar mi posgrado y bueno, todo lo que pasó. (Ramiro Aragón, CVO)

Ramiro Aragón y su familia esperan, como las demás víctimas del conflicto del 2006-2007 en Oaxaca, que el Estado mexicano les brinde la justicia que demandan:

Nosotros somos oaxaqueños y nuestras raíces están allá en Oaxaca. Nuestra gente está en Oaxaca. Realmente extrañamos vivir en Oaxaca. Nos da coraje todavía que nuestros hijos no puedan disfrutar de nuestro estado, nuestra gente, de nuestra vida como oaxaqueños. Esas instituciones que están cada vez más rotas en México y que no pueden o son incapaces de impartir justicia. La palabra de la policía tiene más peso y más autoridad que la palabra de nosotros.

Exigimos que castiguen a las personas que nos torturaron, que nos golpearon, que levantaron falsos contra nosotros. Exijo que así como el gobierno me acusara ilegalmente y falsamente de esos cargos exijo que también haya una investigación y se castigue a los culpables. Exijo que haya una reparación de daños, sobre todo moral. (Ramiro Aragón, CVO)

 

 

 

[1] Los desplazados internos son conocidos como IDP, por sus siglas en inglés Internally Displaced People.

[2] Véase la siguiente dirección electrónica: http://www.acnur.org/t3/a-quien-ayuda/desplazados-internos/preguntas-y-respuestas-sobre-desplazados-internos/

[3]  Véase las siguientes direcciones electrónicas:  http://www.animalpolitico.com/2013/04/desplazados/ y http://www.internal-displacement.org/publications/. De los 59,5 millones de personas desplazadas forzadamente hasta el 31 de diciembre de 2014, 19,5 millones eran refugiados (14,4 millones bajo el mandato del ACNUR y 5,1 millones registrados por el UNRWA), 38,2 millones desplazados internos y 1,8 millones solicitantes de asilo. Además, se calcula que la apatridia afectó al menos a 10 millones de personas en 2014, aunque los datos recabados por los gobiernos y comunicados al ACNUR se limitaban a 3,5 millones de apátridas en 77 países. Véase la siguiente dirección electrónica:

http://www.acnur.org/t3/recursos/estadisticas/

[4] Véase la siguiente dirección electrónica: http://www.parametria.com.mx/carta_parametrica.php?cp=4288

[5] Consúltese la siguiente dirección electrónica: http://desinformemonos.org/2012/12/desplazadas-por-la-violencia-mas-de-250-mil-personas-en-mexico/print/

[6] C. M. Beristain, Manual sobre perspectiva psicosocial en la investigación de derechos humanos, Bilbao: Hegoa, 2007.

COMPARTIR
Entrada anterior1.2 Ejecuciones extrajudiciales
Entrada SiguienteDios nunca muere